El origen del café

El café forma parte de nuestra vida. Son pocas las personas que no toman ningún tipo de café. Ya sea descafeinado, soluble, espresso o americano, en cualquiera de sus modalidades tomamos café en casa y en cafeterías.

Seguro que más de una persona se pregunta su procedencia y como comenzó la venta del café. La historia de cómo surgió una bebida que hoy se toma en todo el mundo tiene varias versiones, pero casi todas toman el mismo camino.

el origen del café

El cultivo del café actualmente está extendido por todo el mundo, sobre todo en países de  América Latina, pero todo indica que su procedencia está en Etiopía, en una región llamada Kaffa, de la cual proviene el nombre Café.

Las leyendas narran cómo un pastor del siglo XII  notó que su rebaño se alteraba al comer los frutos que había bajo un arbusto, así que recogió esos frutos, que eran las semillas del café y los probó en una infusión que en un primer momento no le gustó nada. Le gustó  tan poco que lanzó la bebida al fuego.

Cuando el café en grano que había en el interior del brebaje comenzó a tostarse, el pastor descubrió un aroma muy agradable, el de los granos de café tostados. Entonces decidió probar de nuevo la infusión, esta vez con los granos tostados. Esa segunda vez descubrió un aroma más intenso y un gusto más agradable.  Al igual que sus ovejas, él también se sintió excitado sin explicación alguna.

Ante semejante hallazgo, el pastor decidió compartir su descubrimiento con un monje de un monasterio cercano en el que realizó varios estudios hasta sacar la conclusión de que aquella planta ayudaba a mantenerse despierto.

En un principio usaba el café para alargar las horas de oración y poco a poco su uso se fue extendiendo, primero en los peregrinos que caminaban hasta la meca  y luego al resto del mundo.

Poco tiempo después de que se descubrieran las propiedades del café para mantenerse despierto, el cafeto fue exportado a Arabia para que los peregrinos que iban a la Meca pudieran aguantar despiertos largas horas.

La bebida se hizo tan famosa que podo después el árbol que da origen a tan poderosas semillas se estaba plantando en América del Sur y en América Central, de donde procede la mayor producción y venta de café desde el siglo XVIII.

Cómo preparar un buen café espresso en nuestra casa

Preparar un buen café espresso es casi un mito que ha llegado hasta nuestros días. Este tipo de café se caracteriza por su rapidez a la hora de prepararlo y por su sabor, mucho más intenso que otro tipo de combinados del café.

Vamos a ver todos sus secretos a la hora de preparar este exquisito café italiano y poder disfrutarlo después de un agotador día.

Empezando a preparar el café

Seguro que alguna vez has probado en algún bar un espresso café que te ha dejado una sensación inmejorable y, es muy probable también, que te preguntes cual es el inicio de todo el proceso.

café molido

Pues bien, necesitaremos una cafetera exprés y lo más importante: materia prima de calidad, que en este caso no puede ser otra que granos de café de la máxima calidad posible para preparar este delicioso refrigerio.

La principal particularidad de las cafeteras espresso es la necesidad de conseguir unas cápsulas de café minuciosamente seleccionadas para tal función ya que con ello conseguiremos la uniformidad y temperatura necesaria para preparar un verdadero espresso con todas sus letras.

Puntos básicos a tener en cuenta

Estos son algunos de los elementos necesarios para que nuestro café llegue a “buen puerto”:

  • Necesitamos café molido fino.
  • Es importante controlar la temperatura, por lo que el agua no debe sobrepasar los 90 grados de temperatura.
  •  Por cada pocillo utilizaremos 7 gramos de café.

Moliendo el café

Otro punto importante del proceso es la hora de moler el café, ya que nos dará ese toque uniforme para preparar el espresso.  Puede ocurrir que el molido del café quede algo demasiado grueso, lo que permitiría al agua pasar demasiado rápido por el café y el resultado no sería del todo satisfactorio.

Una buena opción es ir a una tienda de café dónde ya nos encontraremos el molido perfecto dependiendo de la cafetera espresso utilizada. Un punto importante es explicarle al vendedor el tipo de máquina de café de la que disponemos en nuestro domicilio.

¿Cuánto tiempo es el necesario para preparar un espresso?

Entre 20 y 25 segundos es el tiempo óptimo para preparar un café espresso con cuerpo, sabor y un aroma inconfundible. Hay que tener en cuenta el tipo de taza utilizada, un factor que influye y mucho a la hora de tener en cuenta el tiempo a utilizar.

Ahora solo os queda practicar en vuestra casa para convertiros en unos maestros del café italiano por excelencia.

Café: Una complicada experiencia a la hora de pedirlo

Buceando por internet, he dado con varias webs en las que se difundía la imagen que encabeza este artículo bajo el título: ¿cómo tomar un café en Málaga? Desde luego, el dibujo llama la atención, ya que en él se representan hasta nueve formas de pedir café que son comunes en esta capital andaluza.

Lo cierto es que esta ingeniosa representación da cuenta de un hecho que resulta chocante, como es el que al vaso de café se le den distintos nombres según la cantidad que tenga de este producto y del lugar del mundo en que nos encontremos. A continuación, puedes ver algunos ejemplos.

Para los menos exigentes, quizá tan sólo exista el café solo o con leche. Lo que lo tomen a menudo solo, seguro que, por lo menos, distinguen entre el largo y el corto. Los aficionados a desayunarlo con leche pedirán un cortado si desean que tenga mucho más café que leche; y uno corto si es al revés. Y, visto lo visto, los camareros de Málaga conocerán al dedillo la diferencia entre el café largo y el semilargo, aunque ésta sea de unos pocos mililitros.

cafés

 Venezuela y sus curiosas formas de denominar el café

Pero, evidentemente, no sólo es en España donde es tan rico el vocabulario con respecto al café. Si viajamos a Venezuela, nos podemos encontrar con que al café concentrado con azúcar se le llama “negrito”. Pero ojo, al “negrito” que se toma en taza larga se le denomina “guayoyo” y al que se bebe en la más pequeña de ellas, “cerrero”.

Por su parte, al café que se toma en una taza grande con una inmensa mayoría de leche se le llama “tetero”; al café solo al que se añade un chorrito de licor “Envenenado” (en España, carajillo) y al largo que se endulza con el azúcar panela, “guarapo”.

 Italia: ¿hace falta ser un experto para pedir el café?

Italia es famosa por su excelente café expreso, sin embargo, para integrarse por completo en su cultura hace falta conocer sus múltiples tipos de café. Así por ejemplo, al expreso al que se le añade un poco de leche se le denomina “Expresso macchiato”; al que se le añaden dos partes de leche caliente y espuma “Caffé Latte”. Pero si a éste se le añade espuma y leche caliente a partes iguales, obtendremos el clásico capuccino. ¿Y si lleva expreso, sirope de chocolate, leche caliente y nata montada? El clásico “caffé Mocha”.

tipos de café

 Portugal: donde el café tiene muy buena fama

Otro ejemplo de país con distintos tipos de café en taza es Portugal. Desde luego, las cafeterías de este país tienen fama de servir un gran producto, así que merecerá la pena si pedir una si pasamos por allí. Pero si queremos acertar en la elección, debemos tener en cuenta que el café con leche largo se llama “Galao”, que al que presenta un equilibrio entre estos dos líquidos se le conoce como “Meia de Lete”, que a la taza de café negro fuerte se le denomina “Bica” y que al que es aún más fuerte y se toma en las mañanas de los días que se presumen duros se le llama “carioca”.

En tu caso, ¿conoces alguna forma curiosa de denominarlo en tu ciudad?

Kopi Luwak: el café que se procesa en el estómago de un animal

En un artículo anterior, citaba una curiosa variedad de café denominada Kopi Luwak, la cual degustaba Jack Nicholson en la película “Ahora o nunca”, que protagonizaba con Morgan Freeman.

En esa charla, explicaba que existe un raro tipo de café cuyo fruto es dado de comer a unos animales llamados civetas. Estos, lo semi-digieren y lo expulsan en sus excrementos. Y es entonces, y sólo entonces, cuando está listo para ser procesado y consumido.

Un café de curioso origen, pero de sabor intenso

Lo primero que quizá te interese saber del café Kopi Luwak es que es muy caro. Es más, es uno de los más costosos del mundo y su precio es equiparable al mejor café de las Blue Mountain jamaicanas. ¿A qué se debe esto? Principalmente, a su escasa producción anual, motivada evidentemente por la dificultad que entraña su curioso proceso de elaboración.

Y es que para la obtención de este producto se da de comer a las civetas -unos mamíferos muy parecidos a las jinetas o las mangostas- una selección de los codiciados frutos de café que crecen en las islas de Java y Sumatra, principalmente.

En el intestino de este animal, este fruto sufre un complejo proceso químico que hace que, por un lado, se eliminen de él buena parte de las proteínas que le otorgan el amargor; y, por otro, se le añadan unas sustancias que potencian su aroma y sabor. La civeta lo excreta parcialmente digerido, con el núcleo intacto y, a partir de ahí, las compañías productoras lo someten a un intenso proceso de lavado y lo tuestan ligeramente. Una vez completado este proceso, se muele y se comercializa.

kopi luwak

 La civeta: un animal que sabe elegir el café

Aunque lógicamente los explotadores de Kopi Luwak dan a las civetas los granos más adecuados, lo cierto es que estos animales en su entorno natural han desarrollado una extraordinaria capacidad para seleccionar los que se encuentran en su mejor grado de maduración, presumiblemente, porque ahí también alcanzan su mejor sabor.

Anualmente, se producen aproximadamente 500 kilos de este café. Cada uno de ellos puede alcanzar en el mercado cifras astronómicas que pueden rondar los 500 euros. Para que te hagas una idea, en sitios exclusivos de Estados Unidos y Japón, la taza de Kopi Luwak puede llegar a costar hasta 90 euros. Jack Nicholson, en “Ahora o nunca”, lo toma como acto de dispendio de un enfermo terminal que quiere probar antes de morir la que muchos consideran la variedad de café más cara del mundo.

Desde luego, más allá de su origen y de su precio, a este producto se le considera una delicatessen por su sabor equilibrado y amable; y su intenso aroma. Y tú, ¿pagarías tanto dinero por una taza de excelente café?

Una taza de café al día…del médico te libraría

El café aporta más que resta a la salud. Aunque estemos habituados a escuchar que se debe beber con moderación debido a su poder estimulante -algo cierto-, quizá no lo estemos tanto a recibir información sobre sus múltiples beneficios.

Hace unas fechas, la revista Stroke, perteneciente a la Asociación Americana del Corazón,publicaba un artículo científico en el que se incidía en que el consumo de una taza diaria de café reduce en un 20 % la posibilidad de padecer un derrame cerebral, al parecer, por su presencia de cafeína y de ácido clorogénico.

Este hecho ha de ser muy tenido en cuenta, más si se piensa que los accidentes cerebrovasculares son una de las principales causas de muerte prematura en España.

Los beneficios del café para la salud

Este hecho llama a reflexionar sobre los efectos positivos del café para la salud. Este producto, si se consume con moderación, puede ayudar a mejorar ciertos aspectos del organismo e, incluso, a paliar determinadas dolencias. ¿Cuáles son los más destacados? Los puedes ver a continuación:

  •  Es un estimulante del sistema nervioso: Es quizá el más obvio de todos, pero conlleva muchos más beneficios que el de despabilarse por la mañana. Con esta capacidad incrementa desde la conducción de los estímulos nerviosos hasta el estado de ánimo y, por descontado, reduce los signos de cansancio.
  • Previene la aparición de determinadas enfermedades neurodegenerativas: Evidentemente, ni es una vacuna, ni un remedio contra ellas. Sin embargo, se ha demostrado que el consumo de café reduce la probabilidad de padecer males como el Parkinson o el Alzheimer.
  • Ayuda a evitar la gota: Se ha demostrado que el café hace más difícil que se produzca el exceso de ácido úrico, el cual es el causante de esta enfermedad.
  • Incrementa el efecto de los analgésicos: Al estimular el sistema nervioso, hace que el efecto de los analgésicos se produzca con una mayor rapidez. Ésta es la razón por la que algunos de ellos incluyen cafeína en su receta.
  • Mejora a los pacientes de problemas respiratorios: La cafeína tiene la capacidad de dilatar los bronquios, por lo que las personas con asma o con alergia primaveral podrán respirar un poco mejor si toman café.
  • Es un muy buen diurético: Por lo que evita la tan molesta retención de líquidos y otros problemas tales como los cálculos renales.
  • Es un gran laxante: Por lo que se recomienda para las personas que padecen estreñimiento de forma frecuente.
  • Reduce la concentración de azúcar en sangre: En varios estudios se ha demostrado este hecho, que puede ser determinante para prevenir algunos tipos de diabetes.

 Un problema asociado al café

Estas propiedades beneficiosas del café se ven eclipsadas muchas veces por la forma en la que se le acompaña. Tomarlo con una gran cantidad de azúcar o acompañado de otros dulces sí que puede ser perjudicial para el organismo. No obstante, existen mil y una formas de prepararlo sin abundancia de edulcorantes o productos insanos. ¿Cuál recomiendas?

Café: Cinco formas diferentes de tomarlo

Estamos de acuerdo en que el alcohol es perjudicial para la salud y que hay que consumirlo con moderación. Sin embargo, de vez en cuando, ¿a quién no le agrada saborear un buen cóctel? Uno de los ingredientes que más presencia ha ganado durante los últimos en estas bebidas es el café. Combinado con un poco de alcohol y con alguna especia o fruto, es capaz de crear combinaciones realmente deliciosas. Aporta algo fundamental en este tipo de bebidas, como es un sabor intenso y con una especial personalidad. A continuación, te proponemos cinco formas de preparar cócteles a partir de café. ¿Te animas?

1.- CAFÉ IRLANDÉS 

No por clásico este cóctel con café ha pasado de moda. La leyenda dice que lo inventó en la década de 1940 un camarero del aeropuerto irlandés de Limerick como modo de estimular y, a la vez, animar a los viajeros durante un frío y ventoso invierno. Lo cierto es que en pocos años se expandió a otros puntos del mundo y hoy es un combinado muy valorado. Eso sí, no se prepara bien en muchos sitios, de ahí que si consigues dominarlo quizá te conviertas en toda una celebridad entre tus amistades.

Para realizar este cóctel, primero debes calentar una copa llena de agua y, cuando culmines este proceso, extraer el agua y echar en la parte inferior una cucharada de azúcar moreno y un generoso chorro de whiskey. A continuación, debes verter un café expreso bien cargado. Lo has de hacer poco a poco, casi gota a gota. De esta forma, evitarás que se mezcle con la bebida alcohólica. Como colofón, se tiene que introducir, también poco a poco, nata semimontada. En algunos casos se introduce una bola de helado de nata o vainilla, aunque eso podría anular su genuino sabor.

café irlandés

2.-CAFÉ JAMAICANO

En este caso, la combinación pasa por mezclar café y ron. A priori, esta unión puede parecerte extraña, sin embargo, su singular sabor es realmente atractivo. Para preparar este cóctel, lo primero que debes hacer es enfriar una copa alargada con hielo. Es importante que los cubitos estén totalmente congelados pues, de lo contrario, la bebida podría aguarse y ser menos efectiva. A continuación, debes verter el café sin calentar y, sobre él, el ron. A estos se les tiene que añadir azúcar moreno, nata semimontada y un poco de nuez moscada. Et voilà!

3.-CAFÉ TAPALPA

Este cóctel no es muy común, pero es efectivo. Tanto, que no conviene abusar de él. El Café Tapalpa es originario de México, por lo que podrás deducir que su especial sabor se lo da un chorrito de tequila.

¿Cómo prepararlo? Muy sencillo. Se debe añadir al café expreso aproximadamente tres cuartas partes de un vaso de chupito de tequila. A esto, se le debe añadir una cucharada sopera de azúcar moreno y nuez y almendra molidas.

4.-CAFÉ MONT BLANC

Si hay algo que caracteriza a este cóctel es la perfecta asociación que forman el café y el dulce Cointreau. ¿Cómo prepararlo? Se necesita, lo primero, mezclar nata montada con Cointreau y azúcar. Todo ello, se debe introducir en una cubitera en el congelador. Cuando esté helado, se debe verter la solución triturada sobre el café, ya frío. Conseguir que la nata machacada flote en la parte superior del vaso será complicado. Sin embargo, no hay nada que no puedas lograr con un poco de práctica.

 5.-CÓCTEL TROPICAL DE CAFÉ GRANIZADO, PIÑA Y RON

Sin duda, la combinación más enrevesada de las cinco. Mezcla el ligero amargor del café con el sabor intenso del ron y la dulzura de la piña. Y todo ello se presenta en forma de granizado. Para su correcta preparación, lo primero que hay que hacer es un poco de café expreso y dejarlo enfriar. Mientras esto sucede, se debe introducir el recipiente donde lo vayamos a tomar hielo picado, un vaso de chupito de zumo de piña y la misma cantidad de ron.

Cuando el café expreso esté frío, se debe añadir directamente a la mezcla de hielo, ron y zumo de piña y revolver con una cuchara. Como colofón, se introducirá una cucharada de café de azúcar moreno integral y un toque de cacao en polvo.

Estas son las propuestas que hoy te acercamos. Por tu parte, ¿tienes alguna receta de café predilecta?

Café: Descubre todas las propiedades de esta bebida

Hablar del café conlleva diversas variables pero en una charla común las personas siempre terminan coincidiendo en un mismo tema acerca esta conocida infusión, “sus propiedades”, siendo lo mas releevante el aspecto que abarca con la salud. Teniendo la idea global de que el café contiene cafeína y que esta es un estimulante muy efectivo muchos creemos que es lo único que esta bebida nos puede dar, pero en realidad sus propiedades son mas variadas que las de un simple estimulante.

Partiendo de lo clásico podemos decir que la cafeína es un estimulante del sistema nervioso central a nivel neuro muscular y psíquico, lo que en otras palabras sería que nos mantiene atentos, concentrados, despiertos, ideal para quienes trabajan y estudian. Si comenzamos con las propiedades no tan conocidas nuestro primer punto a mencionar es su trabajo como diurético haciendo que se elimine buenas cantidades de agua y sodio, lo que seria ideal para problemas de hipertensión arterial.

Otro punto del café es que aumenta la motilidad gástrica y el peristaltismo intestinal, esto apuntaría a que nos ayuda a la digestión y al tránsito intestinal manteniendo nuestro sistema digestivo como un reloj. También podríamos decir que ayuda de manera contundente a la eficacia de los analgésicos, como muestra de ello se puede comprobar en aquellos analgésicos que incorporan pequeñas dosis de cafeína como las aspirinas, y estas propiedades que se mencionan no son las únicas ya que estudios actuales dejan pruebas de que el consumo de café trae beneficios como la reducción del riesgo de contraer parkinson o de padecer alzheimer aunque estaríamos hablando de un consumo de entre dos a cinco tazas diarias de café.

Todo lo dicho anteriormente corresponde a una franja de beneficios del café pero también hay que saber no todo es beneficio, y en este caso puntual las contras empiezan en su consumo excesivo o en instancias físicas que no avalan su ingestión. Partamos una vez mas de lo básico y conocido del café, en base a su efecto estimulante su consumo excesivo puede provocar insomnio dado al grado de exitación que nos desvelaría, bajo el mismo efecto se puede decir que también podría provocar dolor de cabeza, ansiedad, irritabilidad, temblores, taquicardias y solamente estamos hablando de los resultados a nivel del sistema nervioso. Es obvio también que cualquier consumo de lo que sea si es en exceso alguna congestión trae pero siempre es importante saber que pasa si ingerimos mas de lo normal.

Existen otras contras pero que siempre se dan en el mal uso del café y al fin de cuentas si ponemos en la balanza los benficios y contras tenemos una inclinación mas que asegurada del lado de los beneficios lo que nos deja muy claro que por ahora el café es una buena opción para la rutina de nuestros días.

El café en el cine: Antología de un protagonista de lujo

Dicen los expertos que cada uno de los elementos que componen los planos de una película tiene un significado. Es decir, nada de lo que figura en pantalla obedece a la casualidad. Desde luego, si nos atenemos a las apariciones del café a lo largo de la historia del séptimo arte, tenemos que dar la razón a los entendidos, pues siempre que forma parte de una escena es por un motivo.

El café es un producto estimulante, de ahí que sea incluido en aquellos momentos en los que los protagonistas necesiten algo de lucidez. También es la bebida que llena las tazas de las maratonianas jornadas de trabajo de los policías que esperan frustrar un golpe o los ejecutivos que se esfuerzan por cerrar un negocio en una larga reunión. Y, por supuesto y como en la vida real, es la excusa perfecta para que se vuelvan a juntar los caminos de seres distantes. Lo que se dice quedar para tomar un café.

El café en varios géneros del cine

Una de las películas que siempre se pone de ejemplo al hablar de buen cine es “Casablanca”. Entre sus escenarios principales se encuentra el mítico Rick’s Café Americain. Sin embargo, este cabaret no nos será de gran valor en este caso para hablar del papel de esta infusión en el cine, pues los clientes de este lugar eran más habituales de las bebidas espirituosas.

Uno de los géneros cinematográficos donde más ha aparecido este producto es en las películas del oeste. El vaquero se veía obligado a acampar y siempre, además de su caballo, su sombrero y su Winchester, tenía a su lado una taza de café que calentaba en su hoguera para afrontar los rigores de la noche del desierto. ¿De dónde obtenía el producto? Es un misterio. Pero esta situación es tan habitual en estas películas que constituye casi un estereotipo.

El café en el género negro

En las películas policíacas, el café es una constante. Ejemplos de ello lo encontramos en “Heat”, película de Michael Mann estrenada en 1995. En un momento, el habilidoso ladrón encarnado por Robert de Niro se reúne en una cafetería con el detective que intenta cazarle (Al Pacino). Alrededor de sendas tazas de café, mantienen una tensa conversación en la que parecen jugar al gato y al ratón.

Otro de los filmes en los que este producto tiene un papel protagonista es en “Pulp Fiction”, de Quentin Tarantino. Resulta especialmente curioso el momento en el que Jules (Samuel L.Jackson) se regodea en el delicioso café que está tomando, aunque también llama la atención que el Señor Lobo (Harvey Keytel) no suelte su taza de café a lo largo de varios minutos de película. Como también llama la atención que el primer y casi y el último escenario de la película sea una cafetería.

Si en este filme predomina el humor negro, en “Godfellas” también cuenta con un macabro protagonismo. En una de sus escenas, el mafioso que interpreta Joe Pesci acude al apartamento en el que vive la que va a ser su próxima víctima (Samuel L. Jackson). Lo hace acompañado de uno de sus sicarios, a quien nada más entrar en el piso le encarga hacer café.

Durante la escena, los hechos se precipitan y Pesci finaliza su “trabajo” con una inusual rapidez. ¿Significa eso que se quedan sin tomar café? Ni mucho menos. Con la pistola aún caliente, cogen la cafetera con el café recién hecho y se lo llevan fuera de allí. Una proverbial sangre fría.

Una película dedicada al café y un director con su propia marca

Uno de los reyes del cine independiente norteamericano, Jim Jarmusch, dedicó hace unos años una película a los que, junto al séptimo arte, son los dos placeres de su vida: el café y el tabaco. En “Coffee and Cigarettes” presenta varias historias cortas sobre personajes que veneran ambos productos. Aquí, se puede ver el café en varias de sus formas y llama la atención la fijación de alguno de sus personajes por beberlo de la forma exacta en la que les gusta.

 

Pero si hablamos del café en el cine, resulta obligado realizar una mención al director David Lynch, una persona con tal gusto por este producto que actualmente comercializa su propia marca. Esta devoción encuentra un reflejo en sus películas y en algunas de ellas, como “Mulholand Drive”, aparece en varias escenas. Al igual que en su serie más aclamada, “Twin Peaks”.

El café en manos de leyendas de la interpretación

Resulta curiosa la situación que viven Jack Nicholson y Morgan Freeman con respecto a este producto en “Ahora o nunca”, una cinta en la que interpretan a dos enfermos terminales de cáncer. En una escena, Nicholson pide un café Kopi Luwak y comienza a explicar a Freeman el extraño origen.

Los granos de este café indonesio, tras ser recogidos, son dados de comer a un animal denominado civeta. Éste, los expulsa posteriormente en sus heces semi-digeridos. Es entonces cuando este producto está listo para ser exportado. Su presencia en el mercado es muy escasa y su precio muy elevado. Unos 150 gramos de este producto pueden llegar a costar hasta 100 euros. Así que parece que Nicholson era incondicional de un producto gourmet.

Lo que queda claro es que el café, además de la excusa perfecta para llevar a cabo una reunión, es en el cine un desencadenante de mil y una situaciones interesantes. Un último ejemplo de esto lo encontramos en Ameliè, la entrañable película francesa.

Su protagonista trabaja en una cafetería parisina y en un momento nota cómo la cigarrera con la que comparte empleo y un extraño cliente se atraen físicamente. ¿Cuál crees que es el producto que desencadena el que se entreguen a sus pasiones? Efectivamente, es el café. Y de una forma realmente curiosa.

¿Recuerdas alguna película en la que el café haya tenido un papel protagonista? ¿O quizá, en tu caso, esta infusión sea el acompañante habitual de tus sesiones cinematográficas?

Conoce el café con más cafeína del mundo

Resulta curioso cómo funciona la publicidad agresiva con algunos tipos de bebida. Por ejemplo, los creadores de uno de los vodkas más fuertes del mundo pensaron que incluir la palabra “demonio” en su nombre (Devil’s Spring, 80º) sería efectivo para captar clientela. Más originales fueron los de Tactical Nuclear Penguin, la cerveza con más graduación alcohólica del mundo (32º), toda una bomba para el estómago.En el caso del café, no se han quedado atrás; y han comercializado un producto bajo el nombre Death Wish Coffee, lo que se podría traducir como “café temerario”.

¿A qué se debe esta denominación? Principalmente, a su contenido de cafeína, un 200 % mayor de la media mundial del café. Eso sí, dejan claro sus posibles efectos con un logotipo que lo dice todo: una calavera sobre dos fémures cruzados, a imitación del símbolo del veneno.

Una marca de café con una extraña filosofía

De esta firma de café llaman la atención diversos aspectos. Lo primero, el aspecto ligeramente macrabo de su web y del propio producto, vendido en sacos de 500 gramos negros, sobre los que sólo destaca una calavera. También choca el hecho de que, antes de comprarlo, la firma realice a sus potenciales consumidores la siguiente advertencia:

Éste no es uno de los cafés normales que se toman por la mañana. No encontrarás este café en tu restaurante habitual o en el flojo Starbucks. El Death Wish Coffee es el café premium con más cafeína del mercado. Es una bebida extrema no apta para los débiles. Considérate avisado”.

El carácter transgresor, pero también algo gamberro de este fabricante se denota en otros aspectos, como los testimonios que incluye en la portada de su página oficial:

café

café

Este café es de tipo Robusta, una variedad emblemática en países como África occidental y Brasil. Si realmente cumple lo que promete -algo que en ningún momento prueba-, su contenido de cafeína sería aproximadamente del 6 %, lo que significa una cantidad estimada de entre 140 y 300 miligramos por taza.

Teniendo en cuenta que el límite recomendado de esta sustancia para un hombre de 80 kilos es de 400 miligramos, no es nada aconsejable consumirlo de forma habitual.

Algunos datos sobre el café y la cafeína

Para que te hagas una idea de su proporción de cafeína, quizá lo mejor sea compararlo con otras bebidas estimulantes. Por ejemplo, una taza de 100 mililitros de café expreso arábica tiene alrededor de 70 miligramos de cafeína. Los refrescos de cola tienen, en esa cantidad, entre 27 y 36, según la marca. El Guaraná natural, 30 y el Red Bull, algo más de 34. ¿Imaginas el efecto que provoca beber una mera taza de este producto?

Convencer al público de que probar tu producto constituye todo un reto puede resultar efectivo en algunos campos, como el deportivo o el del ocio. Sin embargo, en el caso de la alimentación quizá este tipo de estrategias se puedan cuestionar. Desde luego, en lo que respecta al café, siempre será mejor disfrutar de un buen producto premium que proponerse batir marcas de ingesta de cafeína. Y no sólo mejor, sino también más saludable.

A fin de cuentas, lo que nos gusta al probar un nuevo buen café es que su sabor, su aroma y el medido efecto estimulante que produce sobre nosotros nos llame a repetir su toma. Y de ese tipo hay muchos.

Café y su historia: Algunos mitos y curiosidades

Desde que comenzó a consumirse café hasta hoy han pasado varias decenas de siglos. La infusión que hoy toman a diario millones de personas de los cinco continentes tiene su origen en África. En concreto, en Etiopía. Imagina la situación: las tribus locales habían detectado que sus animales comían con fruición una baya muy común en su entorno de aspecto entre rojizo y verdoso. Hasta entonces, no habían reparado en ella, pero a sus cabras y perros les encantaba y sus fuerzas parecían renovadas tras ingerirla.

Un buen día, uno se atrevió a probarla y comprobó que no sólo sabía bien, sino que también era energizante. En ese lugar, se comenzó a escribir la historia del café y, desde ese momento, su expansión fue imparable.

Algunas curiosidades en la historia del café

Una de las anécdotas más curiosas relacionadas con el café se cuenta en el Corán. Este libro sagrado narra que en el año 630 Mahoma se encontraba deprimido por los múltiples problemas que conllevaba su labor en el mundo. Tras comprobar el mal ánimo del profeta, Alá le envió un regalo. ¿Imaginas cuál fue? Efectivamente: café.

Aunque esta planta se conoce desde tiempos inmemoriales, no contó con un establecimiento propiamente asociado a ella hasta el siglo XVI, cuando se abrió la primera cafetería en Estambul (entonces Costantinopla), una de las ciudades donde hoy mejor se prepara el café arábigo.

A Europa, las cafeterías no llegaron hasta varias décadas después, cuando se popularizaron en Marsella, Venecia o Hamburgo. En unos años, estos negocios se convirtieron en un lugar habitual de reunión; y el café comenzó a formar parte del día a día de todo tipo de gentes.

Los grandes cafeteros de la historia

Algunas de las más notables personalidades de los últimos siglos han sido fervorosas admiradoras del café. El compositor Johann Sebastian Bach le dedicó a su amado producto una cantata que compuso en 1735. No ha sido el único genio de la música con devoción por el café, pues Beethoven también lo consumía varias veces a diario.

El novelista francés Honoré de Balzac, por su parte, confesó que conseguía escribir una media de 15 horas diarias gracias al consumo de ingentes cantidades de café. Y del filósofo Voltaire se dice que podía llegar a beber más de medio centenar de tazas en un día, si se lo proponía.

Todas estas anécdotas hacen concluir que el café es un importante en nuestra cultura gastronómica. De las reuniones alrededor de este producto han surgido grandes ideas e importantes decisiones. Mucha gente lo considera necesario para iniciar su jornada con bien pie o para dar rienda suelta a una buena conversación entre amigos. ¿Es también tu caso?